Los niños que llegaron a Ceuta para quedarse

Hamza (nombre ficticio, como los de todos los niños de esta historia) mira atentamente cuando alguien le pregunta en castellano. Antes de contestar, casi se pueden oír los pequeños engranajes de su cerebro funcionando.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.