La inestable estabilidad

Soy de los que piensan que Pedro Sánchez rompe casi siempre todos los pronósticos. Por eso no acabo de creerme que estemos en la antesala del derrumbamiento de su Gobierno por pérdida de su multicolor apoyo parlamentario o por las desavenencias internas entre sus socios. Es un Gobierno que viene tambaleándose desde el minuto uno, pero que ahí sigue. Baste recordar las iniciales declaraciones críticas del Pablo Iglesias vicepresidente, o los muchos feos que ERC ha venido haciéndole a Sánchez ante decisiones parlamentarias trascendentales. ¿Por qué ahora, tras el escándalo del espionaje, el resultado debería de ser distinto? Dicho en otras palabras, este Gobierno y sus apoyos tienen un curioso mecanismo homeostático, siempre consigue volver al equilibrio cuando todo parece disolverse.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy