Aragonès, año I: chantaje, división y parálisis

El presidente de la Generalitat condiciona a Sánchez, pero la mesa encalla y la fractura separatista se encona Leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.