Feijóo y Ayuso, un pacto de no agresión para intentar multiplicar el poder del PP

Isabel Díaz Ayuso ha ganado este fin de semana una vieja guerra y se ha rearmado para posibles batallas del futuro. Su investidura como presidenta del PP de Madrid cerró con victoria el pulso que la enfrentó a Pablo Casado, quien se resistió a entregarle el poder de la organización territorial más poderosa, y aumenta su influencia en el partido. La formación se ha instalado en un espejismo de complicidad entre la dirección nacional y la regional. Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo viven una aparente luna de miel que tapa sus diferencias por causas de fuerza mayor. El PP se juega mucho. Ante el ciclo electoral —comicios andaluces el 19 de junio, autonómicas y municipales en mayo de 2023, generales…—, debe restañar las heridas abiertas por la guerra que sacrificó a Casado y no sería conveniente una nueva versión de las tensiones entre Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre. Sin embargo, algunos problemas siguen ahí, como ya advertían dirigentes populares en el congreso de Sevilla que ungió como líder a Feijóo el pasado abril. La diferencia con la etapa de Casado es que han cambiado de estado: han pasado al letargo.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy