Escuela o tanatorio, el dilema de Quintana del Marco

Unos dibujos infantiles ejercen de máquina del tiempo en la escuela abandonada de Quintana del Marco (León, 300 habitantes). Los colorines retrotraen a un periodo anterior a 2016, cuando el colegio cerró por falta de niños. Ahora, solo quedan telarañas, murales polvorientos y silencio. El castillo con cigüeñas trazado por Yaiza o Yora y dedicado ―“para papá y mamá”― resiste en esta vieja villa romana fundada por el emperador Marco Aurelio en el siglo II, cuyo censo infantil ha claudicado ante la despoblación. Rodrigo, Iván o Victoria, que firman las ilustraciones infantiles, ya son mayores y no andan pintando almenas; como mucho, las fotografían para Instagram. Hoy esas aulas olvidadas solo sirven como colegio electoral y como foco de debate: el Ayuntamiento quiere convertirlas en un tanatorio, mientras parte de los lugareños pide ubicarlo en otro lado.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy