¿Se han disparado las violaciones grupales? Los datos desmienten la propaganda feminista

Recuentos caseros de casos no juzgados, fuentes de dudosa credibilidad… Todo parece valer con tal de que la realidad no estropee un buen titular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy