El Tribunal de Cuentas aprueba la Cuenta General del Estado del año de la pandemia 2020

El Pleno emite una opinión favorable sobre la Cuenta General del Estado y observa que hay aspectos susceptibles de mejora como el registro contable de las operaciones dentro del ejercicio al que realmente corresponden.
Las medidas extraordinarias a consecuencia de la pandemia del COVID-19 han supuesto un coste de casi 97.000 millones de euros en 2020.
El balance de la Seguridad Social recoge por cuarto año consecutivo un patrimonio neto negativo, que en 2020 asciende a 68.049 millones de euros. El Tribunal de Cuentas propone a las Cortes Generales que se adopten medidas para resolver esta situación.

Madrid, 26 de mayo

El Tribunal de Cuentas ha aprobado la Declaración sobre la Cuenta General del Estado del ejercicio 2020 con una opinión favorable. No obstante, el Pleno manifiesta salvedades o incidencias e insta a su corrección.

Entre estas salvedades figura la sobrevaloración neta del resultado presupuestario consolidado en 2.008 millones de euros por una incorrecta imputación temporal de obligaciones y derechos durante el ejercicio fiscalizado. Es decir, el Tribunal observa gastos e ingresos presupuestarios que deberían haberse imputado en el ejercicio 2020 y que se imputarán en sucesivos ejercicios y por el contrario, obligaciones y derechos que, correspondiendo a 2019, se han imputado en el ejercicio 2020.

Además, la Declaración pone de manifiesto la infravaloración de diversas provisiones por futuros gastos que podría tener que asumir el Estado. Entre estas figura la provisión derivada de los avales por el COVID-19, gestionados por el ICO, y cuantificada en 4.260 millones de euros, respecto de la que se considera que, si se hubiera calculado con otros parámetros, se habría producido un incremento de la misma en 1.074 millones de euros.

La Declaración hace referencia a otras incidencias relativas a la provisión para la devolución de impuestos, donde se ha detectado una infravaloración de, al menos, 400 millones de euros, la provisión correspondiente a la deuda avalada por el Estado en la SAREB o la provisión por responsabilidades derivadas de sentencias judiciales, con una infravaloración calculada en 1.365 millones de euros.

Otras salvedades recogidas en la Declaración sobre la Cuenta General del Estado señalan la inexistencia de inventarios completos y la falta de registro contable del valor de determinados bienes de su activo. Esta última incidencia afecta a las aplicaciones informáticas desarrolladas por la Seguridad Social, a una parte sustancial de los fondos y bienes artísticos del patrimonio histórico y a bienes recibidos en cesión por determinadas entidades públicas.

El Tribunal resalta los costes extraordinarios del COVID-19 y la situación patrimonial de la Seguridad Social

La pandemia del COVID-19 ha obligado al Gobierno a adoptar una serie de medidas extraordinarias con un coste en 2020 de 96.838 millones de euros. El Tribunal de Cuentas resalta que las obligaciones reconocidas por la Administración General del Estado para hacer frente a la pandemia ascienden al menos a 68.090 millones de euros y que las ayudas de naturaleza socio-laboral (Seguridad Social, SEPE, FOGASA y MUFACE) ascienden al menos a 28.748 millones de euros según la información suministrada por los gestores al Tribunal de Cuentas.

Entre las ayudas de naturaleza socio-laboral destacan las prestaciones por desempleo derivadas de ERTE con un coste de 13.644 millones de euros, las exoneraciones de cuotas de empresas en ERTE con un coste de 5.567 millones de euros y las prestaciones por cese de actividad de autónomos con un coste de 4.917 millones de euros.

La Declaración sobre la Cuenta General enfatiza que el balance de la Seguridad social recoge por cuarto año consecutivo un patrimonio neto negativo, que en 2020 asciende a 68.049 millones de euros. El Estado ha otorgado durante el 2020 préstamos a la Tesorería General de la Seguridad Social por valor de 30.330 millones de euros, de manera que el endeudamiento total asciende a 85.351 millones de euros, un 7,61% del PIB.

La Declaración recoge determinades incidencias que se reiteran en el tiempo, además de las señaladas anteriormente, como por ejemplo, la existencia de entidades cuyas cuentas anuales no se han integrado en la Cuenta General del Estado o que el presupuesto de ingresos de la Administración General del Estado no incluye las previsiones iniciales del capítulo de los pasivos financieros. Además, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social continúa sin incluirse en el patrimonio neto de la Tesorería General de la Seguridad Social y la memoria de la cuenta general sigue sin recoger el balance de resultados y el informe de gestión previstos por la normativa presupuestaria. Y asimismo continúan las discrepancias entre la contabilidad de la Tesorería General de la Seguridad Social y de la Administración General del Estado en saldos recíprocos de préstamos.

El Tribunal de Cuentas insta a subsanar salvedades e incidencias

A la vista de lo señalado anteriormente, el Tribunal de Cuentas sugiere a las Cortes Generales que insten al Gobierno a la subsanación de las salvedades e incidencias señaladas y que modifiquen la normativa relativa a los plazos de rendición de cuentas para poder elaborar la Declaración sobre la Cuenta General en un plazo que se aproxime al máximo al ejercicio fiscalizado. Además, propone que se adopten urgentemente medidas para resolver la situación del endeudamiento estructural de la Seguridad Social.

La Declaración sobre la Cuenta General 2020 estará disponible en los próximos días para consulta pública en www.tcu.es

Más información:

Yolanda López
Directora de Comunicación
T.91 592 09 95 
yolanda.lopez@tcu.es 
gabinetedeprensa@tcu.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy