El Gobierno decide ir al choque con Vox para reactivar a la izquierda en las andaluzas

Hasta hace poco, el PSOE apostaba por ignorar a Vox. Solo Pedro Sánchez tenía algún encontronazo esporádico con Santiago Abascal. Pero la tónica general era el desprecio. Esa etapa se ha acabado. Después de mucho debate interno sobre la mejor estrategia a seguir, y con una evidente división de opiniones que se da no solo en España, sino en toda Europa, sobre cómo frenar a la ultraderecha, el PSOE y el Gobierno han decidido, no por casualidad en plena precampaña de las andaluzas, enfrentarse a Vox a campo abierto. Las últimas sesiones de control en el Congreso han dado buena muestra de este giro. Y Félix Bolaños, mano derecha de Pedro Sánchez en el Ejecutivo, una especie de vicepresidente de facto, es el ariete de este cambio de estrategia. “Yo estoy en política para combatir todo lo que usted representa: el odio, la crispación, el matonismo, los insultos, los privilegios”, le espetó con todo su grupo lanzado en un aplauso entusiasta este miércoles a Macarena Olona, en la última sesión de la candidata de Vox en Andalucía, mientras ella le despreciaba llamándole “ministro perejil”, por estar en todos los asuntos relevantes del Ejecutivo.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy