Escrivá planea incorporar a miles de trabajadores extranjeros en el mercado laboral

Pequeña revolución en la política migratoria, que es de paso una pequeña revolución en la política económica. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha puesto en marcha una reforma normativa que allana el camino para que los extranjeros puedan trabajar legalmente en España. La iniciativa, que implica modificar el reglamento de la ley de Extranjería, es un hito que potencialmente facilitará la vida de miles de inmigrantes, pero tiene una motivación fundamentalmente económica: que se incorporen a sectores donde la falta de mano de obra está estrangulando el funcionamiento de las empresas. El transporte, el campo, la hostelería y la construcción son los más afectados, pero también el ámbito digital. La normativa de extranjería actual, argumentan fuentes gubernamentales, “no es suficientemente ágil para responder a los cuellos de botella que se producen en el mercado laboral”.

Seguir leyendo

Atraer más que jugadores de fútbol

La reforma planteada por el Ministerio de Migraciones reformula la premisa en la que se basa actualmente la contratación de extranjeros en sus países de origen. Ahora solo está permitido contratar a profesionales foráneos cuando no sea posible encontrar perfiles similares en España. 

Esas necesidades de mano de obra se plasman en el llamado Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, un listado que desde 2012 básicamente incluye los puestos de entrenador y deportista profesional y personal para buques. 

Para la elaboración de este restrictivo catálogo se asume que las plazas vacantes en profesiones específicas las pueden cubrir desempleados que se formen para ellas, por lo que la inmensa mayoría de perfiles difícilmente entrarán en la lista de los que pueden ser contratados en el extranjero. Por ejemplo, si cierra una fábrica de bombillas, se entiende que sus 200 empleados que son enviados al paro son susceptibles de formarse como camareros, por lo que la profesión de camarero no se incluirá entre los profesionales que pueden buscarse en otros países.

El borrador de la reforma, por un lado, otorga al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital la posibilidad de determinar sectores estratégicos en los que se permita la contratación de trabajadores extranjeros. Por otro, aunque haya potenciales demandantes en territorio nacional de ese puesto de trabajo en el futuro, cuando se formen para ello, ofrece plazos más ágiles a los empresarios que necesiten contratar en el exterior. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.