Sánchez-Feijóo, primer asalto en Andalucía

El PSOE arranca como perdedor y el PP no quiere meter la pata como en Castilla y León, donde una mala gestión de expectativas le hizo aparecer como derrotado. Ese fiasco fue el principio del fin de la carrera de Pablo Casado, que solo una semana después veía cómo su propia dirección le clavaba el puñal definitivo. Tanto Pedro Sánchez, que prueba en Andalucía a un candidato que promovió él como relevo para su gran rival, Susana Díaz, como Alberto Núñez Feijóo, que vive el primer examen de la nueva etapa del PP con su aliado y amigo Juanma Moreno, clave para el golpe de barones que destituyó a Casado, intentan rebajar expectativas. En el entorno de los líderes todos insisten: son solo unas andaluzas, esto no tiene nada que ver con unas generales.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.