Demasiado ruido en el Gobierno de coalición

Las elecciones en Andalucía son la primera meta volante de una carrera electoral que tendrá su continuidad en las autonómicas y municipales, como paso previo a las elecciones generales. Todo ello sin considerar, claro está, la hipótesis de que el presidente del Gobierno decidiera alterar el orden natural de los factores descritos mediante una decisión que solo a él le compete. La descripción de lo que está por venir en términos electorales da una idea clara de que la legislatura, entendida como un conjunto de iniciativas parlamentarias, está pronta a su fin y las lógicas políticas de los socios de investidura adoptarán la forma propia de la competición. Nada de ello impide defender la conveniencia de agotar esfuerzos para llevar hasta el límite de lo posible el mandato del actual Ejecutivo. Algo que, entiendo, exige incorporar algunos ajustes en la forma de proceder.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.