Los exabruptos de Rufián abren el debate sobre su sustitución como cabeza de cartel de ERC en el Congreso

Gabriel Rufián lo tiene más difícil ahora que hace un par de días para repetir como líder de Esquerra Republicana en el Congreso. El partido da por cerrada la polémica que desataron unas declaraciones suyas, el pasado miércoles, calificando a Carles Puigdemont de “tarado” (de manera implícita), pero el malestar sigue. Por un lado, porque las voces contra el diputado no se circunscriben solamente a Junts: dentro de las filas republicanas ya se apunta al desgaste del estilo de comunicar de Rufián. Por el otro, porque adelanta un debate interno sobre la estrategia y las candidaturas en las próximas elecciones, en la que Oriol Junqueras quiere que su hombre en Madrid aterrice en la pugna por la alcaldía del feudo socialista de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona).

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.