Las llamas arrasan el futuro de Sierra Bermeja

En la plaza de la Alameda, en Pujerra —298 habitantes a casi dos horas de Málaga— sonaba a media mañana de ayer un pasodoble. La charanga Llena que nos vamos quería alegrar unas calles desoladas que lucían coloridos banderines a cuenta de las fiestas patronales de la localidad, que se celebran este fin de semana. Casi ningún vecino tenía ganas de fiesta. No apetecía. La música se mezclaba con el ruido de helicópteros e hidroaviones, el aire olía a quemado y, a pesar de brillar el sol, llovían cenizas y pavesas. “Esto es la ruina”, decía Francisco Calvente, que escapaba del calor tomando una cerveza a la sombra junto a su amigo Ángel Morales, ambos de 78 años. Calvente emigró a París durante más de dos décadas y luego volvió al pueblo. Adquirió una finca de ocho hectáreas en los 90 y la repobló con castaños, que tardaron ocho años en echar fruto. “Tanto trabajo para nada. Ahora todo el campo quemado”, se lamentaba. El incendio forestal de Sierra Bermeja fue dado por estabilizado el viernes, pero el sábado el humo se reproducía en una decena de puntos de las 3.500 hectáreas arrasadas por las llamas.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.