El origen de buena parte de nuestros actuales males

Imposible entender la actual crisis que suscita la amenaza de suspensión del proceso legislativo de modificación de la designación de magistrados del Tribunal Constitucional y la verificación de su idoneidad sin tener bien presente su origen. Éste se localiza en el secuestro de las instituciones que el principal partido de la oposición viene realizando desde hace más de cuatro años; ejecutado mediante el bloqueo de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por dicho partido, y que no se ciñe al propio CGPJ al extenderse por todo el sistema de poderes e instituciones sucesivamente afectados. El primer secuestrado fue el CGPJ y contaminó el proceso de nombramiento de magistrados del Tribunal Supremo y del resto de tribunales hasta abril del año pasado. La conformación del Poder Judicial mismo se ha seguido haciendo por quien conscientemente se sabía que no debía hacerla, afectando indirectamente al derecho fundamental al juez predeterminado por la ley.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy